Still got it!

Pos no pude vencer la tentación y regresé al billar con la sucia intención de coyotear. Llegando pedí una mesa para mi solo y empecé a darle a las bolas (eso de pedir consistió en apuntar a la mesa y hacer gestos, porque sabrá la chin… cómo se pide la mesa en vietnamita!).

Este billar es un lugar a donde no van turistas. Es un típico billar perdido en el barrio con barra de hielo en el mingitorio, caras oscuras, tipos descamisados de ojos vidriosos, olores interesantes y un aire pesado. Ya se han de imaginar la curiosidad que causé al entrar con mis bermudas y sombrero de explorador (esto era parte de mi plan, por supuesto).

Pasaron no menos de 15 minutos cuando unos tipos se acercaron a la mesa. Recuerden que ellos no juegan a 3 bandas, así que cuando veían mis intentos fallidos, no entendían porqué había tirado de esa manera, ya que hubiera sido mucho más sencillo tirar a simplemente pegarle a las dos bolas. Esto funcionó en ventaja mía, como verán.

Completamente ajeno a sus presencias (yeah right) seguí jugando disque ignorándolos. Pasaron otros 5 minutos y en un inglés bastante entendible me dijo uno de ellos

– ¿esperas a tu amigo?

a lo que respondí afirmativamente (mintiendo).

– ¿tu amigo es extranjero o vietnamita?

– Vietnamita,

contesté rápidamente. Y luego, despistadamente me dice

– debiste haber tirado por acá ,

a lo que asentí con cara de ¿ah si verdad? Luego, voltee a mirar la mesa de a lado, y con cara de incredulidad le dije

– oye, cuentan las carambolas aunque no sean 3 bandas ¿verdad?

Me dijo que si.

– Pero es más interesante si se hacen de tres – le dije mamonamente.

Unos minutos de silencio, varios intentos fallidos de mi parte y luego escucho la pregunta

– ¿qué, jugamos?

pensé unos milisegundos y contesté

– ¿de a cuánto?

Me cae que fue casi instintivo! Se sonrió, como pensando que yo estaba bromeando. Al ver que no, me dijo

– pues de a 100 (100,000 dong que son como 6 dólares)

– Ya estás, pero de a tres bandas!

Empezó el primer partido. Decidimos que sería a 10 carambolas y le cedí el comienzo. Nada, no pudo hacer la primera y entonces llegó mi turno. Fallé. Así seguimos por unos turnos y empecé a sacar carambolas. Íbamos 4 a 0 (a mi favor) y algo me decía (me recordaba) que no, que no ganara. Por fin sacó una carambola, luego 2 y 3. Yo logré otras 2 y dejé que me empatara. Tardo un rato. Llegamos a 8 a 6 a su favor y lo empaté. Me esperé y ganó el primer partido. Perfecto, todo va como lo planeamos (maldito desgraciado! pero ni modo, así es ésto).

– ¿Qué, jugamos otro?

pregunté hipócritamente.

– Seguro, si tú quieres.

– Pos si quiero

10 a 2 y recuperé mis 100,000 dong. No habiamos terminado de intercambiar el billete cuando como dulce a los oídos escucho

– ¿qué, le seguimos?

– Seguro, si tú quieres!

10 a 1 y gané mis primeros 100,000 dong.

– ¿el último? –

– sale, el último –

200,000 dong de ganancia.

No cabe duda de que las malas mañas funcionan en todos lados!

4 Responses to Still got it!

  1. Guille dice:

    jejeje…

    Ese bábaro del norte..

    .-Saludos

  2. Csar dice:

    Bárbaro del norte!?… Abusivo!!!

  3. jaja, eso!!! te imagine entrando con bermudas jeje

  4. fefino dice:

    Reblogueó esto en ConCiencia en Colimay comentado:

    Malas mañas… ni modo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: