Está cañón

No existe la menor duda de que usted puede creer y pensar lo que quiera. También es verdad que nadie, absolutamente nadie, tiene el derecho de imponerle una idea ni forzarle a creer algo. Y aun así, tampoco existe la menor duda de que durante su vida le han impuesto un montón de ideas y conceptos que incluso a veces resulta muy difícil distinguir cuáles son.

Al margen de determinar cuáles son impuestas y cuáles no, todas las personas tenemos “nuestras” ideas y casi siempre intentamos defenderlas. Algunas personas utilizan argumentos lógicos, otras no. Lo que es muy común es que casi siempre nos gusta tener la razón, la tengamos o no.

Por otro lado, tenemos curiosidades y dudas, muchas dudas. Para todas ellas, casi siempre, tenemos alguna idea, opinión o incluso creencia, pero en algunas sabemos que dudamos. Cuando estas surgen y se manifiestan ante las demás personas, al recibir respuestas e ideas sobre ellas, hay por lo general dos maneras de reaccionar: estamos de acuerdo si más o menos se apegan a lo que creemos, o las rechazamos si medio contradicen lo que pensábamos. No importa si lo que escuchamos viene de parte de una persona experta en el tema o no, si nos gusta lo que oímos, lo aceptamos con mayor gracia que si contradice nuestros prejuicios. Cuando logramos que no sea así, es decir, cuando sí aceptamos lo que nos dice una persona experta, independientemente de si nos contradice, es porque en realidad sí tenemos un verdadero interés en satisfacer la curiosidad.

Todo este rollo es para introducir la siguiente pregunta ¿Existen cañones antigranizo, que se puedan utilizar en algún rancho o ejido y que puedan afectar las lluvias en el estado?

La respuesta rápida y contundente es no. No existen cañones antigranizo que puedan hacer eso.

Entonces, ¿por qué se habla tanto de ello? Por muchas y variadas razones. Algunas razones atienden a intereses “politicoides”, otras a intereses económicos (a veces relacionados con los politicoides), otras a la desesperación (real) de los sectores agrícolas, y también a nuestro gusto por la conspiración y el chisme.

Como todas las charlatanerías, los argumentos que se utilizan para generar confort en las mentes ansiosas de decir y sentir que sí existen son vagos y no se acotan a la pregunta enunciada. Sí existen técnicas para intentar modificar patrones de las nubes que utilizan “cañones”, solo que se requiere llevarlos en aviones para, después de haber estudiado a detalle regiones extensas de nubes, poder meterlos en los lugares adecuados y estudiar su efecto. Pensar que esto pueda ser hecho desde un rancho, simplemente apuntando a cualquier nube y que tenga efecto localizado en donde tienen sus sembradíos, es fantasía. Pero ya que sí existen el tipo de estudios que acabo de mencionar, no falta que la frase “ah, ya ves, ¿no que no existían?” sirva para calmar los nervios de quien, desde antes de averiguar, ya cree que existen y que afectan las lluvias en Colima.

Y así, gracias a esa inquietud, existe la posibilidad de utilizar estas ideas para aprovecharse. Si usted quiere creer porque le gustaría evitar que una granizada le destruya su cosecha, siempre habrá alguien dispuesto a venderle el “súper cañón”. Será difícil la venta porque será caro y usted, al tener que invertir el recurso, seguramente se pondrá en una actitud más escéptica. Sin embargo, hay vendedores muy hábiles que lograrán vender algunos. Una vez comprados, y con funcionamiento nulo, sucederá algo muy interesante: la persona estafada preferirá creer que sí le está funcionando antes que reconocer (a veces hasta a sí misma) que la estafaron. Por otro lado, si usted ya cree que existen y tiene pleno convencimiento de que son utilizados por empresarios y productores malvados que controlan y afectan el agua que cae del cielo de todos los colimenses, será casi imposible convencerle de que no es cierto. En ese caso, si la cantidad de personas con ese sentir es significativo, se vuelve un problema de interés (capital) político y no faltará quien se ponga a defender la sagrada lluvia de esos maliciosos cañones.

Lo peculiar de todo esto es que, a diferencia de temas en los que es difícil determinar con certeza la validez de las hipótesis o ideas, en esto hay certeza. No funcionan (ojalá fuera posible controlar las lluvias, pero no). Si usted tiene una duda genuina sobre si existen y son funcionales en los términos mencionados, no dude más. Si su duda no es genuina, entonces nunca dudó y solo quiere tener razón. Ah, por cierto y aprovechando el viaje: sí “fuimos” a la Luna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: